Entrevistas de Tango

CARLA ROSSI y LEO ORTIZ, Entrevista

Ganaron en la categoría milonga del Campeonato de baile 2014 pero eso es solo parte de la historia. Carla tiene 26 años, un buen trabajo en un juzgado, en dos materias se recibe de abogada… pero ella quiere bailar. Su miedo es llegar a ser viejita y pensar: yo pude hacerlo y no me animé. Leonardo a los 35 años dejó todo en la provincia de San Juan, inclusive una novia, para venir a pelearla de cero en Buenos Aires. Los dos coinciden en algo fundamental: esta vida es una oportunidad única, y no quieren desperdiciarla.

Foto: Malena Rossi
Foto: Malena Rossi

¿Cómo llegaron al tango?
Carla: En mi caso, llego al tango por mi papá (Carlos Rossi cantante de tango). Siempre me interesó la música y el baile, estudié 8 años de folclore, pero el tango no me llegaba, decía: apagá esa radio con música de viejos!. Hasta que un día, a mis 21 años, voy a escuchar cantar a mi papá a un lugar en donde había mucha gente joven bailando, de 15 a 20 años… empecé a verlos y no pude evitar llorar. Me doy vuelta y le pregunto, a la piba que estaba sentada al lado, con quien puedo aprender a bailar. Ella me presenta a dos profesores que estaban ahí: eran Adrián Vallejos y Yanina Erramouspe. Rápidamente les pregunté: ¿Cuándo puedo empezar?.

¿Y qué dijo tu papá?
C: A la salida fuimos a cenar y me preguntó porque había llorado y yo le contesté: quiero bailar tango toda mi vida. A partir de ese momento todo cambió.

Leo: lo mío fue muy particular, soy de San Juan pero en la crisis del 2001 me quedé sin trabajo. Me fui a ver que pasaba en San Luis y me anoté en el Plan de Inclusión que daban trabajo a 40.000 personas de todos los rubros, hasta arquitectos. Dentro del plan se armaban talleres de capacitación laborales y culturales como tango. Si bien mi viejo era tanguero y mi tío bandoneonista de orquesta, yo no quería saber nada con el tango. Tenía en esa época 27 años. Un viejito me dijo que en la clase él era el único hombre, eran todas mujeres, me insistió para que vaya y me convenció. Era un curso de 3 meses. A las 3 clases me enamoré del tango. A los pocos meses me pasaron al ballet del Plan de inclusión, en donde recibías un sueldo como bailarín. Y a los 3 meses bailé por primera vez una coreografía que me pasaron. Cuando terminé de bailarla, le dije a mi compañera: de esto, voy a vivir yo. Desde ahí no paré más, en el interior somos más autodidactas porque no tenemos la posibilidad de una oferta grande de buenos profesores. Era investigar, ver videos, copiar, me ayudó que existiera youtube.

¿Y cómo llegaste a Buenos Aires?
L: Participaba de los pre-selectivos allá y si te iba bien te posibilitaban venir a Bs. As. a participar del Mundial. Es difícil para la gente de allá venir. Cuando llegué acá, empecé a darme cuenta de lo que era realmente el tango. Aprovechaba para tomar clases, mirar todo lo que podía, aprender. Hasta que en el 2012 decidí mudarme para acá, a tratar de remarla, vine sin laburo, fueron tiempos difíciles, pero no me arrepiento.

¿Cómo se conocieron?
L: En una práctica, mi maestro me dijo: tenés que bailar con esa rubia. Tímidamente lo hice y hubo conexión. Al poco tiempo ella viajó a Francia y dejamos de vernos, pero cuando volvió le propuse participar del mundial de 2012. No habíamos bailado mucho juntos y ella nunca había participado, pero nos fue bien: salimos en el puesto 11.

¿Y después que pasó?
L: Después seguimos siendo amigos pero cada uno siguió por su lado y el destino nos volvió a juntar para este Campeonato. Yo viajé a San Juan y volví unos pocos días antes, decidimos participar, fuimos a un par de milongas y nos presentamos.

¿Cómo es su forma de encarar los certámenes?
C: A ninguno de los dos nos gusta ensayar. Salimos a la pista a mostrar lo que sentimos. Odio pensar cuando bailo, por eso improvisamos, no hacemos coreografías. Es imprescindible sentirlo en el cuerpo. Si se vió algo bueno, es porque salió lo que tenemos en el corazón. Y ojo, no digo que no haya que
ensayar, solo digo lo que nos funcionó, hasta ahora, a nosotros.
meses bailé por primera vez una coreografía que me pasaron. Cuando terminé de bailarla, le dije a mi compañera: de esto, voy a vivir yo. Desde ahí no paré más, en el interior somos más autodidactas porque no tenemos la posibilidad de una oferta grande de buenos profesores. Era investigar, ver videos, copiar, me ayudó que existiera youtube.

¿Y cómo llegaste a Buenos Aires?
L: Participaba de los pre-selectivos allá y si te iba bien te posibilitaban venir a Bs. As. a participar del Mundial. Es difícil para la gente de allá venir. Cuando llegué acá, empecé a darme cuenta de lo que era realmente el tango. Aprovechaba para tomar clases, mirar todo lo que podía, aprender. Hasta que en el 2012 decidí mudarme para acá, a tratar de remarla, vine sin laburo, fueron tiempos difíciles, pero no me arrepiento.

¿Cómo se conocieron?
L: En una práctica, mi maestro me dijo: tenés que bailar con esa rubia. Tímidamente lo hice y hubo conexión. Al poco tiempo ella viajó a Francia y dejamos de vernos, pero cuando volvió le propuse participar del mundial de 2012. No habíamos bailado mucho juntos y ella nunca había participado, pero nos fue bien: salimos en el puesto 11.

¿Y después que pasó?
L: Después seguimos siendo amigos pero cada uno siguió por su lado y el destino nos volvió a juntar para este Campeonato. Yo viajé a San Juan y volví unos pocos días antes, decidimos participar, fuimos a un par de milongas y nos presentamos.

¿Cómo es su forma de encarar los certámenes?
C: A ninguno de los dos nos gusta ensayar. Salimos a la pista a mostrar lo que sentimos. Odio pensar cuando bailo, por eso improvisamos, no hacemos coreografías. Es imprescindible sentirlo en el cuerpo. Si se vió algo bueno, es porque salió lo que tenemos en el corazón. Y ojo, no digo que no haya que
ensayar, solo digo lo que nos funcionó, hasta ahora, a nosotros.

L: Yo creo que en tango salón uno ensaya en las milongas. Creo que se aprende un 50% en las clases y otro 50% en las milongas. Cuando miro los video, si veo en mi cara que me estoy divirtiendo, sé que está bien.

¿Quiénes los han marcado en esa época de formación?
C: Como alumna, Adrián y Yanina, para mí son “los docentes”, que además son amigos. Y desde el lugar de espectador: Geraldine Rojas es para mí un referente. Qué elegancia, que pies!!!.

L: Estoy muy agradecido a los profesores de mis comienzos, que son los que me contagiaron el tango. Cuando llegué, me partió la cabeza Jorge Dispari, un gran maestro, él me acomodó. Por supuesto Adrián y Yanina, con los que sigo aprendiendo, porque el tango no se termina de aprender nunca.
He tenido la suerte de caer en el momento indicado y con la gente indicada. Me han pasado cosas maravillosas. Una vez Graciela González, maestra de maestros, me llama y me dice: ¿querés bailar conmigo en una exhibición?, ¿me estás jodiendo?-pregunté, y ella me contestó: yo con estas cosas no jodo. Fue uno de los momentos en donde toqué el cielo con las manos. Como lo es bailar con Carlita, a ella no le gusta que lo diga, pero para mí es una de las mejores bailarinas de este momento. Me siento muy cómodo.
Tenemos una conexión que aunque no bailemos todos los días, cuando nos juntamos, lo hacemos como si nunca hubiéramos dejado de hacerlo.

¿Y a vos qué te gusta de él?
C: Me siento segura con él, su abrazo me dá confianza y satisfacción. Ese aplomo. No corre, cuando camina… camina. Nuestros cuerpos hablan el mismo idioma y en los mismos tiempos. Con él no necesito ensayo.

¿Cómo fue haber ganado el Campeonato de baile de la Ciudad?.
C: Creíamos en nosotros pero entramos súper relajados. No lo vemos como una competencia. Fuimos a la milonga 2 días antes de la clasificatoria. Y cuando nos nombraron ganadores, no lo podíamos creer!. Hoy miro el video y digo: tendría que haber festejado más aún. Aún no me lo creo.
L: Yo me desperté ese día sintiendo que algo íbamos a ganar, y se lo dije.

Fue muy cómico porque en la tarjeta sube tenía poco dinero y no sabía como iba a hacer para llegar a la Usina del Arte. Fue genial!.
C: Es buenísimo, porque abre puertas. La gente te conoce, después le gustará o no, pero te miran. Bailo igual que el día anterior de haber ganado, pero si no es por el campeonato, mucha gente no me habría visto. Es como un trampolín. No solo para nosotros, sino para todos los puestos.

¿Están dando clases de tango?
C: Es algo que me encanta. Hoy vivo en Capital, pero viví 20 años en J. C. Paz y ahora estoy dando clases allí, es como llevar la semillita de tango al lugar en donde viví toda mi vida. Además los jueves a las 20.30 hs empezamos juntos a dictar clases en el estudio de Mario Morales.
L: Te cuento una anécdota que hoy se vuelve graciosa: Una profesora que yo tenía en San Juan, me dijo que yo nunca iba a bailar tango porque era gordo.

Si bien son diferentes, viven el tango con la misma pasión…
L: El tango no es una parte de la vida, es una forma vida. Yo soy nocturno, para mí, la mañana es algo totalmente inútil. Y no es que pierda la mañana, gano la noche. Antes no tenía un peso, me acostaba a dormir y ponía el despertador a las 1, me levantaba, me bañaba y me iba a La Viruta que a partir de las 3 la entrada era gratis. Ahora vivo en Chilavert y a la noche me tomo 3 bondis para venir a la milonga. Y lo hago con placer. Porque es una pasión.

C: Los que no lo llevan adentro no lo entienden. A veces en la facultad no entienden porque en vez de estudiar me fui a la milonga. Es una parte del día necesaria. Ahí canalizo, es mi cable a tierra. Es mi mundo, mi refugio. Escucho un tango ahí y se me llena el cuerpo de energía.

L: Si estás feliz, vas a la milonga a festejar; y si estás triste vas a sentirte mejor. Pero al que no lo vivió, ¿Cómo le explicás que con un abrazo, alguien te puede salvar el día?.

 

Entrevista exclusiva por Juan Pablo Librera.
Publicada en Revista Punto Tango Nº 92 – Junio 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s