Entrevistas de Tango

CESAR SALGAN, ENTREVISTA

Cesar Salgán es el hijo del maestro Horacio Salgán, pero es mucho más que eso. Ocupó el lugar de su padre en el dúo con Ubaldo De Lío, desde el 2004 se sumó al Quinteto Real, es corredor de autos y filmó junto su padre un película que se estrenará en el 2015.
Cuando lo llamé y le pregunté: ¿Puedo hacerte una nota?. Me dijo: “Sí, por supuesto, pero me dá mucha curiosidad que me hayan llamado, habiendo tanta gente de mayor valía”.

¿Te formaste musicalmente con tu padre?
Mi punto de partida es un poco extraño, porque yo toqué hasta los 25 el bajo, incluso en la orquesta de mi padre. Nunca me imaginé que iba a cambiar de instrumento y que luego iba a terminar tocando en el teatro Colón en lugar de él.
Con mi padre mucho no pude estudiar porque siempre se interponía la relación padre-hijo. En un momento quedamos que tal día y a tal hora me iba a dar clases. Empezábamos y al rato explicándome un movimiento me decía “Me hiciste acordar de aquella obra de Ravel”, se ponía a tocarla, nos poníamos a charlas de música y al diablo la clase!.. Pero como él vivió, hasta el año pasado, 6 años conmigo en mi casa, verlo tocar, estudiar y trabajar en forma cotidiana fue como una gran clase magistral. Desde ya que lo que he aprendido es mucho, pero de ahí a que pueda volcarlo, es un cuento aparte!.

Cesar-Salgan

¿Filmaron una película juntos (Salgán & Salgán / Un Tango de Padre e Hijo)?
Sí, se estrenó en noviembre en el Festival de Cine de Mar del Plata, en febrero se exhibe en EEUU y próximamente acá. La directora Caroline Meal, hace 6 o 7 años vino con la idea de homenajear un poco a mi padre y hacer una serie de entrevistas. Como mi padre nunca fue amigo de las entrevistas, simplemente por timidez, me dijo “quedate conmigo y hagamos la nota juntos”. Y lo que empezó como un homenaje a él, se convirtió en un registro de nuestra relación. No es una película musical, en donde estemos todo el tiempo tocando, sino que gira en torno a nuestra relación.

En el trailer contás la anécdota de cómo conociste a tu padre…
Sí, mis padres se habían divorciado cuando yo era muy chico. Yo tengo algunas imágenes de mi padre en esa época, pero no recordaba mucho su rostro. Sí lo recordaba tocando el piano, o gestos, pero no su rostro. Un día, en esa época, yo estaba en la cocina de mi casa y mi mamá me señala a un señor en la tele, me dice “ese es tu papá” y sigue cocinando como si nada. De muy buena manera me lo dijo y de la misma manera yo lo tomé. Cuando uno no conoce otra cosa, para uno eso es lo normal.

¿Cómo fue sumarte al Dúo con De Lío y al Quinteto, en el lugar que ocupaba tu padre?
Fueron difíciles los primero años, hay que pensar que tuve que arrancar tocando con el maestro Ubaldo de Lío, y eso era de una presión monstruosa. Con él, en dúo y ocupando el lugar que ocupó toda la vida mi padre. Y además en el club del Vino, en donde desde hacía 9 años y hasta hacía unos meses lo venían haciendo ellos… fue difícil, hay que acostumbrarse a estar ahí!. Pero en un momento, no sé bien cuando, hice un quiebre y empecé a disfrutar. Porque si me subía al escenario a sufrir, era mejor dedicarme a otra cosa. Teniendo la oportunidad de tocar con los mejores músicos, con los arreglos de mi padre, si no lo disfrutaba, estaba un poquito equivocado. En un momento empecé a sentirme más cómodo. Con los músicos del Quinteto Real lo mismo, tenemos una relación fenomenal, me
apoyan mucho, incluso me piden que sume temas míos al repertorio que hacemos. Es un poco un atrevimiento de mi parte.

En noviembre te presentaste dirigiendo y acompañando al piano a la Orquesta de la Ciudad de Bs As. ¿Cómo fue esa experiencia?
Sí, tocamos en la Usina y fue muy bueno en todo sentido. Es un acontecimiento especial porque por lo general la confección de una orquesta típica son 4 bandoneones y una cuerda chica (pocos instrumentos de cuerda). Acá la Orquesta de la Ciudad es una cuerda grande, 10 violines, 3 violas, 3 contrabajos. La sonoridad es otra cosa. Fue un gusto y un privilegio que me hayan convocado. Se vé que gustó porque ya me pidieron que repitamos lo que hicimos.

¿Cómo es tu método de trabajo?
Al igual que mi padre soy muy solitario. De estar encerrado todo el día en mí casa. Estoy todo el tiempo trabajando, pero distribuyo las horas con momentos distintos: arreglo, compongo, estudio o leo partituras de música clásica. Y estoy metido en eso todos los días, sábado, domingo, navidad, año nuevo!. Yo digo en chiste que como lo heredé de mi padre, no es un problema mío, sino que es de él.

¿Qué te parece lo que se está produciendo en el tango hoy?
Como no soy de salir, lamentablemente no me entero mucho de lo que está pasando. Pero por lo general, cuando se agrega alguien a mi facebook, y es músico o cantante me meto en la página y escucho que es lo que hacen. Sin importar el género. Y veo que está lleno de músicos de muy buen nivel y que el tango está lleno de músicos jóvenes, como siempre pasó. Lo cual no es ninguna novedad. Mi padre empezó con Firpo a los 20 años. Y los pianistas que se alternaban en ese momento eran Carlos García y Osvaldo Pugliese, los 3 tenían 20 años. En el año 36, eran chicos de 20 años tocando con grandes directores!!. Los jóvenes siempre fueron parte del tango, yo toqué con la orquesta de mi padre a los 17 años. Lamentablemente hay más músicos que lugares para presentarse. Cosa que tampoco me sorprende, porque en el tango viene pasando desde la década del 50.

¿Contame de tu pasión por el automovilismo?
Todo surgió, por lo que comenté recién, nada me saca de lo que tengo que hacer. Si por ejemplo voy al banco, sigo pensando en lo que tengo que escribir. Para salir un poco de esa obsesión practiqué algunos deportes. Iba a jugar al fútbol y no funcionó, probé con el tenis y cuando la pelota se iba afuera, mientras alguien la iba a buscar yo seguía pensando en la música que tenía que escribir, imposible despegar. Hasta que un día, un amigo me pide que lo acompañe a hacer un curso de automovilismo de competición, fui, me subí a un auto y encontré lo que buscaba. Cuando uno está doblando una curva a 200 km por hora no puede pensar en otra cosa que en eso. Son como unas vacaciones para mí. Lo que empezó como una distracción, terminó en que gané 3 campeonatos y con ganas de volver el año que viene. Es prácticamente lo único que me saca de mi mundo.

¿Qué proyectos tenés para el 2015?
Por un lado voy a seguir un poco la película, hay invitaciones para estar y para tocar. Creo que en marzo/abril se exhibirá en todos los cines y enseguida se podrá ver en la tele, creo yo que en canales de tipo cultural.
Con el Quinteto Real tocamos en febrero en el Festival de Baradero. Estoy muy metido por un lado en componer, que es algo que disfruto
mucho, y al mismo tiempo estoy escribiendo todo el repertorio de mi padre para orquesta sinfónica completa.
También, según tengo entendido, mi padre, el 15 de junio del 2015 cumple 99 años y a partir de ahí y por un año, se festejarán los 100 años de mi padre. Creo que es así, sino será en el 2016.

¿Y cómo anda él?
Por suerte está fenómeno de salud y más lúcido que yo. El otro día le comenté que estaba escribiendo una cosa nueva y me dice “traelo y lo vemos juntos”. Pero solo se lo muestro con la condición de que no le cambie nada, porque seguro que si le agrega algo va a ser una genialidad. Y después la gente va a halagar el tema diciendo que buena esa parte… que va a ser seguro la que él agregó.

Entrevista exclusiva realizada por Juan Pablo Librera.
Publicada en Revista PUNTO TANGO Nº 99 de Enero de 2015

Anuncios

2 comentarios en “CESAR SALGAN, ENTREVISTA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s