Entrevistas de Tango, Mundial de Tango, Noticias de Tango

JONATHAN SAAVEDRA Y CLARISA ARAGON, CAMPEONES MUNDIAL DE TANGO 2015

Entrevista a Clarisa Aragón y Jonathan Saavedra, de Córdoba, los flamantes campeones del Mundial de Tango 2015, categoría: Pista (tango salón).

¿Cómo se prepararon para el Mundial?
Jonathan: Yo creo que la mejor forma de prepararse para el mundial, es no prepararse para el mundial. Hay que prepararse para uno mismo. El baile más lindo es el más sincero. Nosotros hicimos un clic muy grande cuando dijimos: queremos hacer lo que verdaderamente nos sale de adentro. Y ahí empezamos a explorar. Antes sacábamos un paso y pensábamos como se iba a ver en el mundial. Y ahí uno se empieza a estructurar y no se muestra como es.

Clarisa: Sí, fue un clic que necesitamos hacer. Por ejemplo, se había hablado mucho sobre los voleos y los ganchos. Yo si voy a una milonga y tengo el espacio, hago un voleo bien hecho sin molestar a nadie, si estoy en una milonga repleta, no, pero si es junio y hay poca gente, yo lo hago. Hay que tener sentido común pero no limitarse.

J: Claro, en un momento decidimos ir al mundial para hacer lo que nosotros sentíamos, más allá de lo que nos diga la gente, incluso nuestros familiares. A triunfar o morir pero con lo nuestro.

¿Cómo se armó, desde el baile, esta pareja?
C: Yo venía de bailar tango con mi compañero con pasitos muy chiquitos, muy milongueros, a lo D´Arienzo.

J: Y yo venía de todo lo contrario. Cosas largas. Muy Di Sarli.

C: Veníamos de lugares muy diferentes. El venía del salón y yo hacía Jazz, me gustaba el escenario, las plumas. Costo mucho coordinar. En un principio parecía que nos íbamos a dedicar al tango escenario, pero el tango salón se impuso. Después de 2 años bailando juntos, recién empezamos a encontrar frutos. El es mucho más alto que yo.

Cambiamos el abrazo como 20 veces hasta que lo encontramos. Tenemos mucha paciencia entre nosotros y eso es algo que nos ayudó a avanzar, No nos peleamos. Hay una mirada especial, que es el punto máximo de nuestras discusiones. No pasamos de ahí

¿Fue complicado el acceso a las clases en Córdoba?
C: Nosotros estábamos en Córdoba y allí es difícil tener acceso a profesores. Ahora es más fácil, pero cuando empezamos no. Esperábamos ansiosos los videos del mundial, queríamos ver como bailaban los campeones del mundo. Aprendimos mucho de eso. Vimos detenidamente cientos de veces los videos, tratando de aprender.

J: Ahora queremos seguir estudiando a full. Se nos cerró una etapa pero se nos abrió una completamente nueva. Nosotros no teníamos plata para tomar una clase privada. Ahora tenemos el acceso y queremos aprovecharlo.

C: Se viene lo más difícil, hay que mantener esto que han premiado.

¿Cómo fue llegar acá?
C: Ahora vivimos en Bs. As, en Microcentro pero nos costó muchísimo llegar acá. La pasamos mal, pero no queremos quedarnos solo en eso. Estamos viviendo en una pensión, junto a otros bailarines y nos vamos a quedar ahí por un tiempo más.

J: Todo lo malo que nos han pasado, es indispensable para valorar todo esto que estamos viviendo ahora. Venimos los dos del interior, de Córdoba, ella de Carlos Paz y yo de Villa Rumipal, y todos los que llegan acá pagan un derecho de piso, tengan plata o no. Por eso queremos ayudar a la gente del interior. Uno cuando llega acá le tiene mucho respeto a Bs. As., un respeto que en algunos casos llega a asustar un poco. Por eso uno valora muchísimo la ayuda que le brindan, para nosotros fue indispensable la ayuda de Gisela Galeassi y Gaspar Godoy y de Facundo de la Cruz y Paola Sanz. Cuando alguien que había ganado un mundial, un día me invitó a tomar algo, fue súper especial, me sentí que formaba parte de la cosa. Gente que te invitaba a comer o a dormir en su casa… ese apoyo es importantísimo. Además era gente que nosotros habíamos visto en Córdoba solo en videos y ahora estabamos en su casa. En un metropolitano Facu y Pao me vistieron, yo no tenía ropa. Ellos creyeron en nosotros, eso nunca lo vamos a olvidar y queremos que la gente lo sepa, porque son buena gente. También Mario Morales que nos dió la oportunidad de dar clases en su estudio. Dar clases acá es distinto a darlas allá y siempre estaremos agradecidos.

C: Ahora se da a conocer un poco nuestra historia. Hemos sufrido trabajando en La Boca y en San Telmo y en este momento hay un montón de bailarines que están pasando por lo mismo.

J: Los bailarines no están siendo valorados y con eso se está desvalorizando el tango en Buenos Aires. No queremos cambiar el mundo, pero queremos aportar nuestro grano de arena para que esa situación mejore.

¿Qué proyectos tienen?
C: Ahora nos vamos de gira a Europa: Alemania, Holanda, Francia, Italia y Hungría, una gira que ya teníamos programada de antes. Queremos ir al interior de Argentina y con lo del Mundial tenemos una gira a Francia.

¿En algún momento complicado pensaron en abandonar?
J: Abandonar, nunca. Hemos llegado al punto de decir: “bueno, empecemos a buscar laburo de otra cosa, para no volvernos y poder seguir bailando acá”. Pero siempre, cuando llegábamos a ese punto extremo, aparecía un buen trabajo bailando que nos salvaba. Antes del Mundial se empezaron a caer varias oportunidades de laburo que teníamos casi cerradas y estábamos empezando a ponernos nerviosos.

Esperábamos como locos que llegue Septiembre para irnos a la gira. Y mirá lo que pasó en el medio. En el momento que parece todo más complicado, pasa algo que te cambia la vida.

C: Nunca pensamos en abandonar el tango, pero si en tener algo paralelo que nos sirva para pagar tranquilos el alquiler, para poder comprarme un vestido. El vestido del mundial me lo hice yo, que sé coser, pero la ropa de él es súper cara.

J: El traje con el que competí lo armé con un sacó que me regalaron, lo modifiqué y quedó bien y el pantalón era uno que me regaló Gaspar, que era re viejo pero por ser de él sentí que era poderoso y tal vez lo fue.

¿Sus familias estuvieron en la final en el Luna?
C: Estaba mi mamá con mis 4 hermanos, que no sé como llegaron, porque ella nunca había venido a ver un mundial nuestro. Vino en un Duna, se perdió y se quedó con el auto por Libertador y San Martín, se tomó en taxi llorando pero llegaron. Y mi papá viaja todos los años con su novia y un grupo de cordobeses.

J: En mi caso mis viejos no pudieron. Mi viejo que es gendarme estaba de guardia y mi vieja estaba en San Juan porque estaba mal mi abuela. Vino mi hermano que vive acá y mi hermana que está allá, que no tenía un mango porque es estudiante y justo tuvo días libres en la facultad, le prestaron plata y pudo llegar el mismo día de la final. Era un compromiso para nosotros, al ver todo lo que habían hecho para llegar!.

¿Qué recuerdan del momento en el que los nombran ganadores?
J: Le agradecí mucho a ella. Siento un cosa muy particular. Yo le tengo una admiración muy grande, cuando yo empecé ella ya bailaba y muchas cosas que nos pasaron fueron por ella. En el momento que nos nombran yo le hago un gesto, señalándola con el dedo, que mucha gente Interpretó como: “viste, yo te dije que iba a pasar” y no, lo que yo le decía era: “es por vos… por vos”. Y me largué a llorar y besé el piso. Por un lado porque sabía que no iba a volver a estar ahí y también agradeciendo lo que nos dió esa pista y Buenos Aires. Tenemos 20 años y creo que vamos a extrañar la competencia, que es algo lindo, los compañeros, el ambiente, todo es muy fuerte. Estar ahí atrás con todos los compañeros y amigos haciéndonos el aguante entre todos. Creo que todos los campeones mundiales extrañan eso.

C: Yo ni me acuerdo de eso. Cuando nos nombraron no lo podía creer. Cuando vino la chica a entregarme las flores me colgué de ella, abrazándola como si la conociera, necesitaba abrazar a alguien y ella era la que estaba más cerca. Todos los que estaban ahí son muy buenos, cualquier podía ganar. Uno gana por milésimas, un jurado te pone 8.8 u 8.9 y salís campeón del mundo o no.

J: El hecho de pensar que venimos de pueblitos muy chicos, ella viene de Carlos Paz pero del pueblito del que yo vengo pareciera que no puede venir alguien que gane el mundial. A los 8 años, en plena crisis del 2001, era parquero con mi viejo para ganarnos el mango. Cuando uno se acuerda de esas cosas es imposible no quebrarse. Siento que esto para nosotros es como recibirnos en una carrera universitaria.

Los viejos de ellas son bailarines y entendieron más rápido, pero mi viejo es gendarme!. ¿Sabés lo que costó hacerle entender que quería dedicarme a bailar?. El día que me dijo: yo te voy a apoyar en esto (moralmente), me largué a llorar. Cuando ganamos pensé también en la tranquilidad que le debió haber dado esto.

¿Esta es la tercera vez que competían?
J: sí, es la tercera vez que nos presentamos, apenas tuvimos edad nos anotamos y salimos 8º lo cual fue una experiencia fabulosa, el año pasado salimos 11º y esta año ganamos. Una de las cosas que ponen la piel de gallina es cuando te nombran y dicen: “representan a Córdoba”. Se nos infla el pecho de una manera!. Nos han dicho, están viviendo acá, representen a Bs As, pero nosotros somos de Córdoba y estamos orgulloso de serlo.

C: El sueño completo es haber ganado representando a Córdoba. Muchos de allá, familia y amigos nos han apoyado y han hecho mucho para que esto sucediera.

Nota publicada en Revista PUNTO TANGO 107 – Septiembre 2015
Foto de tapa: Volker Beushausen

Anuncios

1 thought on “JONATHAN SAAVEDRA Y CLARISA ARAGON, CAMPEONES MUNDIAL DE TANGO 2015”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s