Entrevistas de Tango, Noticias de Tango

ENTREVISTA A JUAN PABLO BULICH Y ROCIO GARCIA LIENDO

¿Cómo se conocieron?
Juan Pablo: Nos conocimos en la escuela de Tango de Copello, en el Abasto. Yo soy de Junín, bailaba tango allá desde los 9 años, pero me vine para acá y fue como empezar de cero. En la escuela éramos todos chicos jóvenes, el ambiente era familiar, y ahí la conocí a ella, primero nos hicimos amigos y con el tiempo se nos ocurrió armar una pareja de baile en forma profesional. Esto pasó en el 2006 y desde ese momento estamos bailando juntos.

¿Y por qué empezaste a bailar tango?
J: Un día fui a un espectáculo en Junín y ví bailar a una pareja de un señor grande con una nena chiquita. Y ahí dije: quiero hacer esto. Con el tiempo supe que mis abuelos paternos bailaban tango, pero nadie más bailaba tango en mi familia.

Rocío: Yo soy de Capital y entré al mundo del baile de grande, como a los 23-24 años. Soy maestra jardinera, estaba estudiando en ese momento y al mismo tiempo iba a lo de Copello. Y ahí lo conocí, nos hicimos re amigos primero y vimos que teníamos el mismo estilo, nos gustaban las mismas cosas, teníamos los mismos referentes, soñábamos con lo mismo, había y hay química, nos miramos y nos entendemos, por todo eso decidimos trabajar juntos.

¿Ya habían trabajado antes bailando?
J: No, nunca. Yo había trabajado en Junín en un pelotero familiar, pero orientado a los chicos, maquillaba y animaba. Después acá con el tango hacíamos exhibiciones de baile, pero nada más. Cada vez que salíamos de la escuela, mirábamos la esquina Carlos Gardel (que está al lado) y queríamos trabajar en un lugar así. Yo de chico, ponía el canal Solo Tango en donde había un programa que pasaba coreografías, las miraba mil veces, ahí estaba una directora que se llama Dolores de Amo, que es el día de hoy que trabajamos con ella, lo cual es un sueño cumplido.

¿Cómo empezaron a buscar trabajo de bailarines?
R: Primero armamos coreografías y empezamos a presentarnos en casas de tango, al principio no quedábamos, pero nos presentamos en el Café de los Angelitos, que estaban dirigiendo Luis Pereyra y Nicole Nau y quedamos, esto fue en el 2008. Ese fue nuestro primer trabajo profesional!, fue una buena experiencia, nos quedamos 2 años, hasta el momento en que la casa cerró.

R: Si, y en ese año 2009, decidimos presentarnos por primera vez en el Mundial de Tango.

Un año de grandes cambios!
J: Sí, nos presentamos más que nada para pasar por le experiencia, sin demasiadas pretensiones. Ahí nos ayudó Mario Morales, con el que armamos nuestra primera coreografía como fuerte, linda, que fue Gallo Ciego. Nos presentamos y salimos 7º.

R: Fue una re experiencia para nosotros. Yo soy cero competitiva y él es todo lo contrario. Y ahí también nos conocimos desde otro lugar. Es distinto a un trabajo, es una presión muy fuerte.

¿Cómo armaron lo que iban a bailar?
J: La cuestión fue elegir el tema. A mí me gustan los temas más rápidos y a ella los más lentos. Ella estaba súper enamorada de Gallo Ciego.

R: Si, había visto muchas coreografías de ese tema y sobre todo me encantaba la de Jesús Velazquez, que ahora baila conmigo en Tango Porteño. Ese tango me erizaba la piel y le decía: tenemos que presentarlo!.

J: Y así lo hicimos. Nos fue muy bien en el Mundial, era una coreografía hermosa, pero ahora viendo todo a la distancia me doy cuenta que encontramos nuestro estilo, recién 2 años después.

Terminó el Mundial y estaban sin trabajo ¿Cómo siguió todo?
R: Seguimos audicionando y entramos a la compañía Tango Desire con la que viajamos a China dos veces y a varios lugares más; y después ingresamos a Tango Leggends que dirigen Mariela Maldonado y Pablo Sosa, con ellos viajamos mucho también.

J: Si, luego en el 2010 audicionamos para Dolores y quedamos!. Fue muy lindo poder cumplir ese objetivo que era trabajar con aquella persona que tantas veces habíamos vimos en la tele (Solo Tango). Empezamos a trabajar con ella y hasta el día de hoy seguimos juntos.

R: Los dos somos muy de ponernos un objetivo y darle para adelante hasta lograrlo. Y en donde uno afloja el otro enseguida lo impulsa para que siga. Somos de enfocar, de poner en la mira.

ENTREVISTA A JUAN PABLO BULICH Y ROCIO GARCIA LIENDO 2

¿En todo ese tiempo no se presentaron en el Mundial?
J: Desde el 2009 hasta el 2013 no volvimos a presentarnos, volvimos cuando sentimos que habíamos encontrado nuestro estilo. Tuvimos un cambio grande, sobre todo en lo personal. Ahí nos mandamos a todo o nada. En realidad al principio no nos íbamos a anotar, había algunos problemas de salud en la familia, pero estábamos armando el tema Negracha.

R: Yo no quería saber nada, ya habíamos pasado la experiencia y me parecía más que suficiente. Pero el “competitivo” insistía. Yo soy más vueltera y él es más del “dale”.

J: La gente que nos conoce acá y afuera, es sobre todo por el Mundial de Tango, Por eso yo hincho con participar. Desde el Café de los Angelitos tuvimos de compañera y amiga a Julia Urruty, y ella nos ayudó con el armado, de buena compañera nomás. Era perfecta para nosotros, trabaja desde un lugar mucho más desestructurado, más perceptivo, valorando a la persona en escena.

R: Si, nos conocimos y nos hicimos amigos enseguida. Así que cada vez que necesitábamos algo le decíamos a Julia y ella nos ayudaba. Ese año trabajamos con ella y estábamos armando Negracha, pero justo se tenía que ir de gira. La historia y la coreo ya estaban hechas pero para que nos ayuden a cerrar el tema, acudimos a Sabrina y Rubén Veliz.

J: Cuando empezamos a trabajar con ellos nos dicen: Negracha es como más de lo mismo. Nosotros tampoco habíamos logrado encontrarnos con el tema, entonces nos proponen que bailemos la misma coreo pero con otro tema y nos ponen La última curda. Nada que ver con el otro tema!!. Yo nunca hubiese bailado un tango tan lento, a ella (obviamente) le encantó!!. Lo bailamos y quedó genial.

R: Con Julia habíamos hecho una coreo en donde nos íbamos sacando la ropa, era un strip. Nosotros pensábamos: O nos abuchean o les encanta. Tuvimos esa especie de miedo hasta que lo presentamos por primera vez. No por lo que estábamos haciendo, sino por como iba a funcionar eso en el marco de un Mundial. Íbamos a defender lo que nosotros hacíamos. Queríamos contar un tango como una historia, con una intención.

J: La coreo tenía momentos muy marcados: ella se soltaba el pelo, me sacaba el saco a mí, yo le sacaba el vestido, etc… El día de la competencia, en cada uno de esos puntos nosotros sentíamos la reacción del público, sentíamos que estábamos muy unidos, que nos acompañaban en la respiración.

R: Fue todo muy loco. Creo que lo que un poco nos diferencia es que buscamos vivir lo que hacemos. Y creo que eso le llega a la gente. El público venía viendo un tipo de baile en las parejas anteriores y cuando bailamos nosotros, se formó un clima especial, distinto. Ese año salimos 3º, súper felices!!.

¿Y que hicieron para el Mundial siguiente?
J: Al año siguiente (2014) nos presentamos con un tema que elegí yo: Balada para mi muerte. A mí me gustan los temas fuertes, con potencia.
Siempre buscamos bailar un tango que no sea de los más escuchados. Buscando, un día encontré esta Balada, la hacía Piquín en su espectáculo. Ahí la historia está armada en base a la idea de la muerte. Era la muerte que se veía reflejada en mí y en el desarrollo de la historia me daba cuenta que la muerte era ella, que venía a buscarme y terminaba matándome. Trabajamos con Julia que también esa vez se tuvo que ir de gira, trabajamos con los Veliz y con Rocío y Luciano Capparelli.

R: Subimos la apuesta ese año. El se arrodillaba, de golpe saltaba un pañuelo rojo como si fuera sangre que a la gente le encantó. Nos gusta darle una vuelta de rosca en los finales. Para un Mundial, que tiene una cierta estructura, no es común que él termine tirado en el piso y yo yéndome. Salimos 5º, siempre estamos cerca!.
Todos los participantes trabajamos mucho y el nivel es genial. Estaría bueno que algún año gane una propuesta diferente a lo que estamos acostumbrados. Otro tipo de desarrollo artístico, con una historia, elementos, con un trabajo interno y de investigación. Somos de mirar muchos bailarines de afuera que no tienen nada que ver con el tango.

Y ahora hablemos de este año, del Mundial 2015.
J: Este año, de todos los que vivimos hasta ahora, fue el que más disfruté y el que más nos gustó como salió. Creo que tenía todo. Tango, abrazo, un elemento (la valija) y una historia hermosa. Creo que por lo que mostramos quedamos en el recuerdo de la gente. Salimos 2º, pegamos en el palo. El tema este año fue La Despedida.

R: Trabajamos como un actor pero desde el bailarín. No tenemos técnica teatral, solo buscamos que sea natural. Si es un abrazo de despedida, pensamos como es un abrazo real, no solo de bailarín. Lo cual genera un gran desgaste, porque presentamos un trabajo de mucha exposición personal también, pero creemos que esa realidad trasciende.

¿Cómo fue el proceso de trabajo para esta “despedida” que presentaron?
J: Al principio yo estaba muy cerrado, no me podía conectar con ella. Estaba enojado. Los pasos salían pero nada más. Propuse hacer la coreo con una música lenta y desde que empezamos hasta que terminamos, no paramos de llorar. Ahí descubrimos lo que teníamos que hacer, el abrazo real. Lo que pasaba era que nosotros fuimos pareja durante 5 años, de la vida, de novios, y nos separamos hace 3. Y en este tema hablábamos de la despedida.

R: Habíamos decidido seguir juntos como pareja de baile. Y nos costó mucho lograrlo, peleábamos mucho. Desde el día que nos separamos nos seguimos viendo la cara todos los días y era complicado. Pero teníamos la convicción firme de decir: no me quiero separar de vos, sos re importante en mi vida, nos queremos. De hecho este 31 lo pasamos juntos. Tratar de transformar ese amor de pareja en otro tipo de amor es complicado. El tango es como nuestro hijo, nuestro punto en común. Rescatar todo eso es lo que tratamos que se vea reflejado en nuestro trabajo.

J: Claro, porque el tema era la despedida, inconscientemente nos estábamos despidiéndonos del amor de pareja en la vida. Habían pasado 3 años, pero cada uno tiene sus tiempos para cada proceso.

¿Qué proyectos tienen para el futuro?
R: En marzo nos vamos solos de viaje a Alemania. También vamos a ser parte de un proyecto que se llama La Ruta del Tango. El saca fotos y yo maquillo, así que nos gustaría tener un lugar en donde esté el tango, la fotografía, el maquillaje, un espacio de arte. Tener nuestro propio espectáculo, y nuestra compañía sería un sueño.

J: Y uno de mis sueños es ser Campeón del Mundial de Tango. Por supuesto siendo fieles a lo que nosotros hacemos, ganar con lo nuestro. Es un desafío personal y para soñar no hay límites!.

Entrevista exclusiva realizada por Juan Pablo Librera y publicada en Revista PUNTO TANGO Nro 111 de Enero de 2016.
Fotos: Paula Dalia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s