Entrevistas de Tango, Noticias de Tango

LA SENSIBILIDAD VS EL VIRTUOSISMO. Por Manuel Gonzalez

Al bailar el tango, muchos factores nos sorprenden, seducen y llaman la atención. Aunque la mayoría de las personas no lo bailen, son muchos los que sienten algo especial, incluso con solo mirarlo.

Entre quienes lo bailan y lo aprenden, es común desarrollar muchas disciplinas. Estas pueden ser pasos, coreografías, estilos de baile, técnicas, postura, sensibilidad, musicalidad manejo de pista cambios de roles y hasta elongación. Pero la elección de estas disciplinas, puede llevarnos por caminos muy diferentes y no todos necesariamente prácticos. Por lo general el que lo aprende no elige inicialmente estas disciplinas, si no que aprende lo que le enseñan sus maestros. Y lo más común, es que lo primero que se enseña, es “el paso básico”.

Esta estructura lamentablemente no lleva a algo con lo que el alumno pueda moverse en la pista o entenderse con la pareja. Cuando los alumnos lo aprenden, lo que les queda es la sensación de tener un mapa de pasos aprendido de memoria, que frustra inmediatamente cuando se ven en la posibilidad de bailar en medio de otra gente. Habiendo perdido así un tiempo precioso en lo más fundamental e inmediato: La comunicación, la marca, la recepción de la marca y el caminar. Lo inmediato, lo urgente e imprescindible, es que se entienda el idioma que utiliza el cuerpo. Ese que cuenta que el hombre guía la danza y ella corresponde a esa guía con una espera sensible, como si flotando, se dejara llevar por una corriente suave pero segura. Que cada movimiento del hombre, es como un sonido que la mujer escucha durante todo su proceso, así como también los silencios, Que quien lleva, debe cuidar a la mujer con una marca clara y sin dudas. Y luego que se pueda caminar con esa idea. -Claro que también, se dan un sinfín otros de desarrollos; y todo esto debe hacerse con mucho cuidado.

Recuerdo como varios profesores, cuando yo empezaba en el tango, pretendían enseñarme giros, ochos y adornos antes de poder caminar o marcar! Después de muchos años de haber tenido aquellas experiencias, me aterra ver que esto sigue ocurriendo. Tal vez habría que preguntarse; o mejor, preguntarle a los alumnos que es lo que desean cuando van a una clase: Si lo que buscan es subirse a un escenario y hacer coreografías o si solo buscan poder bailar humildemente con un/a compañero/a y compartir un baile. Este punto es interesante. A mucha gente le gusta mostrarse. Y tal vez lo disfruten. Pero ese no es el sentido de la danza social. En la milonga (lugar donde se baila el tango) se busca conectarse con un compañero/a. y disfrutar “solo entre dos”, la danza y sus sutilezas, aunque este mismo acto comparta la pista con varias parejas que bailan junto a nosotros. Y en esos momentos no se necesita demostrar, sino sentir.

Uno de los lugares más sensibles del tango, es quizá, el abrazo. Hoy que tengo la oportunidad de que muchos me lean, escribiré recordando lo que muchas mujeres me han contado sobre los horrores de los abrazos masculinos que “apresan, estrujan y asfixian”; así como otros que revolean a la mujer como una bolsa de pochocho rota. Es curioso, pero muchos creen que van a sorprender a una dama haciendo la mayor cantidad de pasos a altas velocidades. Y que mientras mas complejos se hagan los pasos, mejor se verá su baile… y aquí el abrazo se descuida y también a la mujer. Me atrevo a opinar que la mujer no cree que eso sea agradable. Son muchas las que me cuentan que prefieren a los hombres que hacen muy bien lo poco que saben, aunque solo sean cinco pasos escuchando la música; y no a quienes tratan de demostrar un enorme compendio de pasos, complejamente entrelazados y que no dan respiro ni a los pies, ni a los pulmones.

Una de Cal y otra de Arena:
Por otro lado, yo mismo eh sufrido el peso de muchos abrazos femeninos en mis hombros y cuello. O bailes que me arrastraban en vez de esperarme. Así también como sentir de que muchas me usaban como bastón a veces, y otras como trampolín para sus acrobacias.

Sin dejar de ser caballero, me gustaría recomendarles a las damas de que piensen e intenten, en tener un equilibrio propio, y no depender del hombre para ello. Hay muchas técnicas para ello. Seguramente habrán escuchado por ahí de que las mejores bailarinas “no pesan”: “_es como si volara-“se escucha de vez en cuando a los muchachos suspirar… Yo comparto esa opinión.

El abrazo, la marca y todo el baile, no son cuestiones de fuerza, si no de sutilezas. Lograr que nos entiendan no parte desde el someter, sino de comunicar. Y seguir a alguien no es corresponder, sino aceptar al otro y dejarse llevar.

Es peligroso llevar actitudes acrobáticas o de exhibición a la milonga. Pues Luego vemos parejas en el medio de la milonga haciendo interminables secuencias circulares con patadas, Ganchos y volcadas deteniendo la circulación de todos los bailarines. Claro que es comprensible que quien paga por ver un espectáculo desee ver destrezas veloces, acrobacias, saltos, desnudos y actitudes malevas. Sería poco comercial poner en un show, una pareja de viejitos que bailen como los dioses disfrutando íntimamente de su danza.

La comunión entre lo virtuoso y sensible pocas veces se ve. Es difícil unir estos dos factores. Quien empieza a bailar el tango, la mayoría de las veces llega con la idea de lo que se ve en la televisión o shows. Y le resulta raro saber que el tango social no es lo que se publicita en todos los medios masivos.
Muchas veces me hago preguntas: Puede alguien verse bien y aún así bailar mal?, Puede alguien verse mal y aún así bailar bien?

Muchos grandes bailarines/as se ponen a enseñar, y enseñan a principiantes cosas que ellos mismos hacen bien como bailarín/a de escenario (y sabe que no se usan en la milonga) y luego el alumno se acostumbra a exigir pasos o cosas vistosas para que todo el mundo lo mire aunque su pareja no se sienta bien o su baile no funcione en el entorno social.

Es una verdadera pena que no escuchemos a muchos profesores hablar de la sensibilidad de la marca, la musicalidad, buscar la tranquilidad en vez de la velocidad, encontrar los silencios y tratar de entenderse con cualquier bailarín/a.

Lograr que los alumnos se preocupen por hacerse entender o entender al otro con marca y espera, en vez de “corresponder” a un paso básico o esperar un paso para luego hacer otro como secuencia.

Los bailarines de escenario practican varias horas por día para mostrar lo que mucha gente paga para ver en los shows. Este virtuosismo puede ser admirable, pero sólo se ve de lejos, el que mira no sabe que es lo que esta sucediendo dentro de la pareja cuando hacen sus figuras más espectaculares. Pero si se miran los gestos faciales mientras ocurren todos esos movimientos, en la mayoría de los casos se ven caras rígidas y tensas, sobreactuadas o gestos duros forzados y serios. Sin embargo, el espectador de una milonga, puede encontrarse con algo muy diferente. Si mira bien a las parejas, y las mira a la cara, puede encontrar la transformación de una sonrisa. Quizá encuentre el momento justo de cuando se cierran los parpados de una mujer. O advertir una respiración profunda antes de la apertura de un paso sobre el sonido del violín.

Que se busca en la música? La mujer podrá buscar el placer de escuchar la música, pero deberá buscar la música no en el aire, sino dentro del hombre. Cada bailarín contara una historia diferente con un mismo tema. Cada hombre siente y escucha distinto. Y lo que cada mujer responde y expresa es único. Tal vez por eso la sensibilidad y el descubrimiento en el tango no tiene límites.

Cuando el hombre sigue a la música, El tiempo fuerte de un tango se escucha muy claro, pero a veces ese instrumento que lo lleva (comúnmente el bandoneón o el piano), puede dejar paso al llanto de un violín, o cambiar la respiración gimiente del bandoneón y su ritmo estirado. Cada persona escuchará diferente, eso es cierto, pero el músico y la música nos cuentan cosas, habría que escuchar, no solo en sus tiempos fuertes, y ver si nos pide pasos marcados y figuras todo el tiempo; o si nos sugiere un silencio, un relentizar del paso, marcar con suavidad o buscar la pasión en el siguiente compás.

Pisar en la estructura métrica musical no es suficiente. Técnicamente quizá se puedan meter más de tres pasos en un tiempo, pero tal vez habría que buscar algo que nos conmueva en la música y luego medir la velocidad. Encontrar la conexión de la compañera o compañero tanto en un paso, como en un silencio. En el tango como en la vida, la cantidad, no es necesariamente calidad. Creo que cuando se escucha mas, uno puede elegir mejor la elección de un paso adecuado. Como si la música nos dijera que paso usar. Es por esto que las estructuras coreográficas no sirven a no ser que bailemos siempre el mismo tema-.
Imagino en un mundo ideal, a todos los hombres que guían la danza, teniendo posados sobre los hombros, como voces de la conciencia, dos pequeños angelitos dibujados por Sábat: un Pichuco de un lado y un Pugliese del otro. Ya ellos nos dirán que hacer. Y por supuesto, la mujer agradecida.

Nota de Manuel Gonzalez (El Amague Tango Escuela), publicada en Revista PUNTO TANGO 21 de Julio de 2008.
Foto: Juan Pablo Librera / www.juanpablolibrera.com

Anuncios

4 comentarios en “LA SENSIBILIDAD VS EL VIRTUOSISMO. Por Manuel Gonzalez”

  1. Espectacular y muy cierta informacion, deberiamos tener mas acceso a estas interesantísimas notas, pues con ellas creceremos en torno al Tango y las Milongas.

    Me gusta

  2. Muy buena nota. Para reflexionar…

    A esto le sumaría que, por la aplicación desde hace un par de décadas de la técnica venida de la danza clásica, la gran mayoría cuando camina hacia atrás no descarga el peso y la tensión en el taco (tacón), teniendo al cuerpo en contaste tensión, afectando al abrazo, a un buen caminar y a las rodillas, además del fuerte dolor en los gemelos…
    O el sacar la cola (culo) hacia atrás produciendo una hiperlordosis lumbar que afecta a la espalda principalmente…

    Saludos y felicitaciones por la concientización.

    Me gusta

  3. Que buen articulo,me encanto.estoy aprendiendo a bailar,y de verdad estoy muy interesada en todo lo que tenga que ver con el tango,pues en mi pais … Colombia gusta mucho el baile argentino.muchas gracias por transmitirnos tanta experiencia sobre la forma, y la tecnica para apreder a bailar,y sentir de verdad lo que ejecutamos al disponernos a bailar un hermoso tango….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s